La tormenta perfecta

opinion: La tormenta perfecta

Alguien en la Policía tiene información de la vida privada y actividad...

La tormenta perfecta

Diciembre 13, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Gómez Córdoba

Alguien en la Policía tiene información de la vida privada y actividad de periodistas. El Estado tiene que develar cómo y por qué. No porque los periodistas estén furiosos, sino porque no se puede permitir que con la vida privada de la gente se alimenten operaciones oscuras. Esta semana, en artículos que parecen escritos con apoyo de la misma fuente, El Tiempo y El Espectador dieron detalles de lo que podrían ser interceptaciones y seguimientos de periodistas que han hecho valientes denuncias sobre la Policía.Como en todo cuerpo, en la Policía hay fenómenos de corrupción y alguien desde dentro arma jugosas catapultas, cuyas piedras caen en las redacciones de emisoras, periódicos y noticieros. Es tarea de los periodistas determinar qué parte de la información, servida a manera de anónimos, es cierta. El periodismo es digerir; no regurgitar. Por ello, vale la pena tener en cuenta detalles que cualquier investigación seria pude corroborar.Lo primero: en la Dirección de Inteligencia de la Policía (Dipol), no existe software para hacer seguimiento y manipular redes sociales. El área de operaciones de la Dipol no adelanta actividades de interceptación telefónica, función que le corresponde, sobre todo, a la Fiscalía.El vehículo Audi placas CES 867, sugerido por los anónimos como protagonista de espionaje, está asignado, sí, a un funcionario de Dipol. Fue donado por la embajada de Alemania y no cuenta con acondicionamiento para registro, vía micrófonos, de conversaciones. El otro vehículo mencionado (camioneta EJ 851) no hace parte de los activos de la Policía.Los equipos de tecnología israelí, que se asegura están siendo empleados para seguimiento a periodistas, están fuera de inventario y no hay pruebas de su existencia. El sistema Hacking Team, señalado como herramienta de espionaje, no funciona en Dipol: lo utiliza la Dirección Antisecuestro (Diase).Es más, los datos que reporta Privacy International sobre Hacking Team parecen calcados de los que están disponibles en el portal de contratación del Estado. Para el momento de contratación de los equipos allí relacionados, Dipol no tenía propuestas ni adquirió elementos para acceso masivo a comunicaciones. Esa posibilidad la tienen las empresas proveedoras de servicio de celular o internet.La plataforma Puma para interceptación está bajo coordinación de la Dijín (que tiene funciones de Policía Judicial), con auditoria de la Fiscalía. Cualquier investigación en este sentido, como la anunciada por Montealegre, debe arrancar por la propia Fiscalía. Larga es la lista de oficiales cercanos al general en retiro Óscar Naranjo que los anónimos comprometen. Solo dos oficiales, según uno de los informantes, son objeto del mismo seguimiento que se hace a los periodistas: el general Luis Gilberto Ramírez (de poca simpatía con Naranjo) y el general Humberto Guatibonza (célebre por haber desconocido la orden de Naranjo de asumir la dirección de la Regional 5). Las tormentas perfectas suelen ser, como en el cine, jugadas de laboratorio.Ultimátum: La tarea de descubrir manzanas podridas en la Policía no debe eludir los linderos de la prudencia. Nada le luce a La FM publicar un listado con el título de “Ricos y generales”, donde se incluye a oficiales que tienen como patrimonio una casa hipotecada o un apartamento de dimensiones y origen nada extravagantes. Se trata de acabar con los corruptos en la Policía; no con la Policía.

VER COMENTARIOS
Columnistas