Desamor

Diciembre 14, 2014 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Gómez Córdoba

La nueva encuesta de Polimétrica (Cifras & Conceptos) confirma que lo único en que estamos de acuerdo los colombianos es en la poca fe que les tenemos a los políticos y a sus partidos del todo partidos. En diciembre del año pasado, el 35% de los encuestados aseguraba no tener afinidad por partido político alguno y hoy, doce meses después, es un notable 55% el que no se arrima a ninguna tolda. El 14% manifiesta alguna cercanía con el Liberalismo, solo un 7% con el Conservatismo y el inestable Polo Democrático concita la atención del 2%. Los de la U son el 7% (eran el 11% hace un año) y el Centro Democrático, siempre en ebullición, solo registra un 7% de simpatizantes.Pese a su actividad constante en el Congreso y en medios, el 54% dice que no sabe quién es Iván Cepeda y el 48%, en contravía con el pugilato extravagante que protagoniza todos los días, tampoco conoce a Armadito Benedetti. Figura rutilante del Congreso es Claudia López, pero sus declaraciones (tan coloridas como sus mascadas) no logran sacarla del limbo de la opinión pública: 59% la ignora. Como no sabe tampoco un 65% quién es Jorge Enrique Robledo, sin duda uno de los damnificados con la llegada de nuevas voces parlamentarias. David Barguil, después de sus luchas contra el abuso de los bancos y las empresas de servicios públicos, no debe entender por qué el 77% de los encuestados no lo ubica ni como pareja de María Paz. Ojo, caleños: si define satisfactoriamente sus avales, les va a tocar sobrellevar a Angelino Garzón, porque en Bogotá solo lo votaría un 9%, frente a un 10% de Rafael Pardo, un 14% de Pacho Santos y un 22% de Clara López, a quien los electores no le cobran haber sido mano derecha de Samuel Moreno (Peñalosa insiste en que no y que no). En Cali, en cambio, si las elecciones fueran mañana, al díscolo exvicepresidente lo votaría un 49%, frente a un 7% de Roberto Ortiz (a quien el 56% no conoce), un 4% para Wilson Arias (65% no ha tenido el gusto) y un 3% de Carlos José Holguín (desconocido para el 55%). Santiago Castro, con el 1%, se adelantó a los resultados y se fue a la Asobancaria, evitándose, además, ponerle el pecho al 35% que pesa el voto en blanco sobre los hombros de Angelino y el resto de los soñadores.En Medellín, sería alcalde Bernardo Guerra con un 12% de los sufragios (34% votaría en blanco) y un 50% de personas que no lo “distinguen” o no saben que Alejandro es su segundo nombre. A Juan Carlos Vélez no lo conoce el 66%. En Bucaramanga, Honorio Galvis se posesionaría con el visto bueno del 16%, si es que no se reorganiza el 42% que votaría en blanco.La estrella de la encuesta es Alex Char, con una imagen favorable que envidiaría hasta el Papa (83%) y un 69% de personas dispuestas a convertirlo en el alcalde de una Barranquilla donde solo cinco de cada cien encuestados sufragaría en blanco. Char, en términos figurados (y no tan figurados) es el dueño de la tienda. Lo envidia en silencio Germán Vargas Lleras, vicepresiministro que arrastra una imagen desfavorable del 46%, pero positiva frente al 53% de personas que piensan mal de Santos y el 48% a los que Uribe no les pasa por la garganta. Políticos: todos son iguales. Excepto en las encuestas.Ultimátum: La iglesia se mete al debate del narcotráfico como delito conexo. No definir con claridad un trato justo para divorciados, personas Lgbti, madres que abortan y mujeres que quieren acceder al sacerdocio les deja mucho tiempo libre a nuestros jerarcas.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad