Alcaldadas

opinion: Alcaldadas

Nada más árido que el escenario electoral, pero incluso allí, en algunas...

Alcaldadas

Marzo 29, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Gómez Córdoba

Nada más árido que el escenario electoral, pero incluso allí, en algunas ocasiones, florece la justicia poética. Los resultados de la más reciente encuesta de Cifras & Conceptos ilustran muy bien el trago amargo que a veces deben apurar nuestros dirigentes, responsables de buena parte de la tragedia de esta nación.Clara López, a quien algunos dan por alcaldesa de Bogotá, tiene una imagen favorable para el 53 por ciento de los encuestados, pero 38 de cada cien le pone un chulo negativo. Ella, que es seria y competente, comienza a sentir el peso de haber sido parte de uno de los más penosos gobiernos distritales, el de los Moreno. Hace unos días, ante una educada pregunta de El Espectador sobre su pasado “morenista”, amenazó con dejar la entrevista tirada.“No he visto”, dijo López, “que le hayan preguntado a Pacho Santos por nada del gobierno Uribe”. La diferencia es que mientras ella trata de guardar distancias con los Moreno, Francisco Santos (27 por ciento dice que jamás votaría por él) se esfuerza en acortarlas con los Uribe. Revela también la encuesta que Enrique Peñalosa se resiste a entender que más de la mitad del electorado no guarda amables recuerdos de su gestión: 54 por ciento tiene una imagen negativa de quien fuera un efectivo alcalde antes de convertirse en eterno candidato paracaidista (20 por ciento también asegura que nunca votaría por él).Hollman Morris también debe estar desconcertado con el hecho de que el 56 por ciento no sabe quién es, y eso después de haber aprovechado al Canal Capital para promocionar su imagen. Tan útil le fue a Pastrana TVHoy, como estéril el canal de la Bogotá Humana a este habilidoso líder de las “nuevas ciudadanías”. Su ceja, en manos de Samper Ospina, ha resultado más famosa que el propio Morris.La encuesta da por ganador de la alcaldía de Cali a Angelino Garzón, quien luce desinflado frente a mediciones anteriores. El 18 por ciento lo votaría, seguido por Roberto Ortiz, que seduce a un discreto 8 por ciento del electorado caleño. En caso de que Angelino no entre a la lid, Ortiz sería alcalde (10 por ciento de los votos), pisándole los talones Wilson Arias con un 6 por ciento. Se desploma la imagen de María Isabel Urrutia, otra víctima de probar suerte en esa letrina que algunos llaman política, y, de primero en la lista de los que nadie votaría, está el hijo de Roy Barreras.En Bucaramanga, Honorio Galvis, aunque a la baja, sería alcalde. Alonso Salazar, con su resurrección aún tibia, sucedería a Aníbal Gaviria en Medellín y bajan las acciones de Federico Gutiérrez. En Barranquilla Alex Char deja tendidos sobre la lona a todos sus competidores, con una aplanadora del 63 por ciento; se ubica de segundo Rafael Sánchez, quien, con un 5 por ciento, tiene tanta opción de ser alcalde como la tuvo Regina 11 de entrar a Palacio de Nariño en los risibles años del Movimiento Unitario Metapolítico. ¡Vivan las encuestas! Uno de esos pocos espacios que nos regalan la dicha de ver sufrir y rabiar a nuestra clase política.Ultimátum I: Ana Milena Muñoz defiende el futuro de las notarías. Los notarios son todos muy amables, pero de su lucrativo negocio se nutren los políticos.Ultimátum II: Petro no pudo con el metro, no pudo con la movilidad, no pudo con las obras, no pudo con la seguridad y, como cereza del pastel, tampoco pudo con el San Juan de Dios. Será presidente con un argumento de oro: el establecimiento no lo dejó hacer nada. Cierto: no hizo nada.Ultimátum III: Volvió el general Mora. Calladito, pero volvió.

VER COMENTARIOS
Columnistas