Tierra y guerra

opinion: Tierra y guerra

Sin duda la tierra ha estado asociada al origen de nuestro conflicto...

Tierra y guerra

Febrero 28, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gustavo Duncan

Sin duda la tierra ha estado asociada al origen de nuestro conflicto pero no es posible explicarlo como una lucha por la tierra. Más aún, entrados los 80 las reivindicaciones campesinas y el despojo comenzaron a ser más consecuencias de la guerra que el propósito de los actores armados.La tierra fue particularmente importante en un principio, a finales de la violencia clásica, cuando una serie de comunidades campesinas organizaron grupos de autodefensa en Tolima y Cundinamarca. Se trataba de pequeños ejércitos de desplazados por la violencia que tenían como propósito protegerse de las incursiones de bandoleros y terratenientes. El Partido Comunista (PC) hizo trabajo político con ellos y formaron su propia guerrilla, tal como la tenía el Partido Liberal. De allí saldrían las Farc y ‘Tirofijo’.A mediados de los 70 esta guerrilla, bastante limitada en tropas y armas, cruzó la Cordillera Oriental y se encontró con oleadas de colonos desplazados de otros lugares. Las Farc se convertirían así en el estado de unos colonos que buscaban hacerse a un pedazo de tierra en el suroriente del país. Eran su fuente de reclutamiento y de recursos.Pero a principios de los 80, cuando deciden escalar la guerra hacia el país moderno, las Farc ya no eran una guerrilla dirigida por campesinos sino por cuadros urbanos formados por el PC. El propósito inmediato no era hacer una reforma agraria que resolviera las demandas por tierra de sus bases. La apuesta era más ambiciosa, era hacer una revolución que transformara el régimen político. La reforma agraria tendría que esperar a que ganara la revolución. Tanto fue así que organizaciones campesinas como la Anuc fueron victimizadas a medida que las Farc incursionaban en otras regiones. Si su demanda por tierras no estaba subordinada a las ambiciones revolucionarias debían ser diezmados.La respuesta de los terratenientes tampoco se debió a que las Farc los expropiaran para redistribuir la tierra entre los campesinos. Los casos de reformas agrarias parciales por la guerrilla son muy escasos. Los paramilitares se crearon inicialmente como respuesta al secuestro, la extorsión y demás abusos de la guerrilla. Más tarde, cuando los narcotraficantes se hicieron al control, su objetivo primordial era la monopolización de las rutas y centros de producción de cocaína.Es cierto que en un momento dado los paramilitares aprovecharon su fuerza en las regiones para expropiar a destajo. Sin embargo, el despojo fue más una consecuencia que una causa. Los paramilitares no se crearon para eso. Había asuntos más importantes como defenderse de las guerrillas, controlar territorios y acaparar las rentas de las economías criminales, mucho más rentables que la pura expropiación de tierras. De hecho, debido a que desde siempre existió una fuerte concentración de la propiedad rural gran parte de las víctimas del despojo fueron grandes y medianos propietarios. Era imposible quitarle la tierra a una base campesina que escasamente era propietaria.Ahora bien, el hecho que la lucha por la tierra no fuera en sí la gran motivación de la guerra no debe banalizar otro hecho: que la presencia de grandes cantidades de campesinos sin tierra fue lo que hizo posible que guerrillas y paramilitares dispusieran de sobra con el material humano para hacer la guerra. Por eso, resolver el tema agrario sigue siendo una prioridad de primer orden.

VER COMENTARIOS
Columnistas