Oasis

Junio 15, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Fue el número uno pero hoy Tiger Woods a sus 41 años, está 875 puestos por debajo de la cima del golf mundial.

Fue el niño prodigio, el negro que conquistó un juego de blancos con un juego portentoso y ganó más dinero que ningún deportista.

¡Qué falla! Hoy en internet puedes ver la foto policial de su peor derrota: Detenido y esposado por conducir intoxicado.

El lunes 31 de mayo hacia las tres de la mañana, Woods fue hallado por la policía dormido contra el volante de su Mercedes.

Estaba orillado a un lado de una carretera en la ciudad de Júpiter (Florida), donde tiene su mansión en una isla para las élites.

El coche estaba en marcha, con varias luces encendidas. Las dos ruedas izquierdas se encontraban reventadas. Antes de pararse había chocado.

El golfista apenas era capaz de hablar, fue incapaz de caminar sobre una línea de la carretera y había manejado su coche como un zombi.

Tuvo la suerte de salirse de la vía antes de morir o de cometer un crimen peor, antes de matar a alguien. ¡Cuántas lecciones para el que quiera aprender!

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad