Oasis

Oasis

Junio 12, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Creo que, exceptuando a una minoría de guerreristas, la mayoría de los colombianos queremos la Paz.

Pero según las encuestas de apoyo al presidente, buena parte de esa mayoría desaprueba muchas cosas de ‘la Paz de Santos’.

Y es que cada día los colombianos pensantes se quedan perplejos cuando ven realmente lo que se firmó en La Habana.

Lo de la justicia especial, las armas, los billones de las Farc, los disidentes o la no entrega de todos los menores es sólo una parte.

Poco a poco surgirán más sapos o más guardados de “esa paz” que no es la Paz y que la sufren tantos en varios lugares del país.

Y eso se verá más tarde cuando los caudillos de las Farc entren por las anchurosas puertas que el Gobierno les abrió al ejercicio de la política.

Bueno, esa es la realidad de una patria en la que los tres poderes gracias a la mermelada se fusionan como uno solo, el ejecutivo.

Viaje usted como yo al Chocó, a ciertas zonas del Llano, a Buenaventura o Tumaco y entenderá lo que acá le comento sobre “esa paz”.

Asumo que por decir esto, para algunos, soy un enemigo de la paz.

VER COMENTARIOS
Columnistas