Oasis

Junio 11, 2017 - 06:40 a.m. Por: Gonzalo Gallo

Arroja los antifaces y elige ser íntegro y auténtico, convencido de que el amor se apoya en la verdad, y la verdad es el espacio de la confianza.

Según la escritora francesa Marguerite Yourcenar, los amigos de la mentira sufren este serio castigo: “En ellos, a la larga, la máscara se convierte en rostro”.

Por eso necesitas aferrarte a la verdad y convivir en armonía sin usar las máscaras empleadas por los actores en Grecia.

Esos antifaces que empleaban en sus dramas o comedias dieron origen, como es bien sabido, al término persona.

Una máscara es posar de víctima como las madres quejumbrosas, otra es la de complacer a todos, o ser el payaso, el “vivo” o el fuerte.

Desde niños muchos se ponen esos antifaces y no son ellos mismos porque viven de lo aparente y del qué dirán.

Alégrate si descubres tus máscaras y las arrojas lejos, si haces tu propio camino y das lo mejor con tus talentos.

Muy triste que no seas tú mismo, que lleves una vida doble, que no vivas tu vida sino la que te dejes imponer o eliges sin coherencia.

VER COMENTARIOS
Columnistas