Oasis

Oasis

Junio 01, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Un buen jefe o líder actúa así: si algo sale bien da el crédito a su equipo, si sale mal asume su responsabilidad como jefe. Aprende de la derrota pero no tira la toalla.

Él crea un ambiente de trabajo positivo y estimulante, con retos ambiciosos pero realistas y factibles de superar.

No improvisa soluciones o respuestas. Es consciente de que todo lo que hace y dice, o deja de hacer o de decir, impacta a su gente.

Confronta a tiempo, para despejar los malentendidos o disputas, evitando que las cosas pasen a mayores.

El buen líder o jefe escucha incluso a los que en apariencia dicen cosas sin sentido, a los inexpertos, los recién llegados, los críticos, los escépticos. Pueden tener la razón.

Está pendiente del bienestar personal de su gente sin entrometerse en lo que no le corresponde. Es flexible y comprensivo con los que tienen problemas.

Irradia entusiasmo. Tiene un trato amigable, pero no pretende ser amigo de sus subalternos, porque sabe que eso a la larga es inconveniente.

Cuando sus subalternos le piden una instrucción, antes de proceder dice: ¿Usted qué solución da y qué piensa que debemos hacer?

VER COMENTARIOS
Columnistas