Oasis

Mayo 30, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Cuando vayas a Cartagena piensa en un ser bien especial: el valiente almirante Blas de Lezo que venció a los ingleses en 1741.

Un oficial  tuerto, cojo y manco de la marina española que, con apenas seis barcos, consiguió resistir el ataque de 195 navíos ingleses.

A los 15 años una bala de cañón se llevó su pierna izquierda en una dura batalla contra una escuadra anglo holandesa.

El ojo lo perdió dos años más tarde en la misma guerra, debido a una esquirla que se alojó en su ojo izquierdo.

Finalmente, a los 25 años, recibió un balazo de mosquete en el antebrazo derecho que lo dejó manco para toda su vida.

De ahí en adelante recibió los apodos de ‘patapalo’ y ‘mediohombre’. En 1737 fue enviado para defender a Cartagena.

Los ingleses contaban con una gran armada de 27 mil hombres, tres mil cañones y 195 navíos de guerra.

Con su coraje y su pasión, Blas de Lezo derrotó a Vernon cuando la proporción era de un español por cada 10 ingleses. A seres como él hay que recordarlos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad