Oasis

Mayo 28, 2017 - 07:00 a.m. Por: Gonzalo Gallo

San Juan de la Cruz, 1542-1591, fue un gran místico carmelita, un excelso poeta y un sabio y perspicaz guía espiritual.

Es un maestro en el exigente arte del desapego, el valioso arte de amar sin poseer y de no ser poseído por las cosas o los seres.

Este gran santo español fue amigo y consejero de otra sublime mística y escritora: Santa Teresa de Jesús.

En uno de sus escritos San Juan de la Cruz nos dice: “El más puro padecer nos lleva al más puro entender”.

Una verdad que conocen los que han cargado una honda pena con amor y sin quejas inútiles y estresantes.

Sí, el alma se purifica en las pruebas del mismo modo que las plantas reverdecen con las necesarias podas.

Pero no es fácil cargar la cruz sin doblegarse, y únicamente lo logras en constante sintonía con Dios.

San Juan escribió hermosos versos místicos estando preso en un convento de Toledo, sólo por querer reformar la Orden Carmelita.

Es un excelso y sabio maestro del desapego y dijo: “cuando vas por el camino de la nada es cuando lo tienes todo”. Lee algo suyo.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad