Oasis

Mayo 21, 2017 - 07:00 a.m. Por: Gonzalo Gallo

Si te culpas y te pones a esperar castigos o desgracias, de seguro te llegarán porque las atraes, no porque las mande Dios.

Cada quien se crea su buena o su mala suerte o se enseña a amar el sufrimiento porque le saca algunos réditos.

Al sufrir busca que le tengan compasión, le presten atención y lo tengan en cuenta. Una mala manera de buscar amor.

Por eso hay enfermos que no se quieren curar ya que gracias a su enfermedad les corren, los miman y ellos manipulan a su amaño.

Los humanos somos complejos y podemos amar el sufrimiento debido a una pésima autoestima que hay que elevar.

Ámate porque para ser feliz no tienes que luchar contra titanes, vales mucho, cree que eres digno de estar bien y de ser feliz.

Un día vi en la calle a dos tipos, uno vendía fruta con un solo brazo mientras el otro pedía limosna estando completo y siendo más joven.

Es tan cómodo actuar como víctima, es tan fácil recostarse para que otros te mantengan como cómplices de tu apatía y tu vagancia.

VER COMENTARIOS
Columnistas