Oasis

Mayo 19, 2017 - 11:55 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Dedícate a ser una persona capaz de comprender sin juicios, actuar desde la bondad, aceptar las diferencias y respetar a todos.

Dedícate con pasión y perseverancia a ser tu mejor versión, a vibrar sólo en la frecuencia del amor a ti mismo, a Dios y a los otros.

Que tu prioridad no consista en tener éxito sino en tener valores. Como decía Gandhi: sé el cambio que quieres ver en el mundo.

El reto espiritual es amarte y amar, servir sin expectativas y enfocarte en la convivencia, no en la competencia.

Asume la hermosa visión de cambiar odio por perdón, críticas por alabanzas, soberbia por sencillez y juicios por bondad.

Tal como lo enseñó Jesús, no devuelvas mal por mal, ama a los inconscientes que hacen daño y sé luz del mundo con tus buenas acciones.

La vida dura poco y, a veces, se va en lo que no cuenta debido a un espíritu desnutrido y descuidado casi del todo.

Dedica buen tiempo al cuidado del alma cada día y cultiva con el Amado Dios una relación de amor puro e intenso.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad