Oasis

Oasis

Mayo 05, 2017 - 11:35 p.m. Por: Gonzalo Gallo

La compasión es un lindo nombre del amor que se apiada del dolor o el mal ajeno, compasión es la sensibilidad que te impulsa a ayudar.

Compasión es un buen corazón, es la hermosa capacidad de sentir el sufrimiento del otro y estar a su lado apoyándolo.

No es pesar ni lástima, es esa bondad que Jesús alabó en su preciosa parábola del buen samaritano: Lucas 10, 25-37.

Es la virtud que más se valora en el budismo y que de un modo ejemplar, practicaron seres lindos como Francisco de Asís y Teresa de Calcuta.

Alégrate si sientes el dolor de los demás y haces lo que esté en tus manos para dar alivio, consuelo y apoyo solidario.

La compasión está emparentada con la empatía, el altruismo, la misericordia y la virtud de la generosidad.

Cierto día el hada de la compasión hizo magia y a un rico avaro, solitario y amargado, lo puso a mendigar para poder comer.

Así estuvo un mes y cuando salió de ese hechizo volvió con un nuevo corazón y se convirtió en un ser bueno, dadivoso y querido por todos

VER COMENTARIOS
Columnistas