Oasis

Abril 30, 2017 - 11:55 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Un ser sin ideales es como un barco sin rumbo, es un alpinista sin sueños o un artista sin lindas imágenes en su mente.

Un ideal es mucho más que una meta porque se identifica con la Misión de tu vida, y esta tiene que ver con el amor.

Sólo cuando cultivas grandes ideales o sueños, tienes impulso y esperanzas, energía y ganas de vivir.

Hablando de un ideal decía el pensador Edgar Cayce: “El Espíritu es la vida; la mente, el artífice, lo físico, el resultado”

Este Maestro espiritual, nacido en Estados Unidos, sugería a sus discípulos un ejercicio que conviene aplicar:

Separa en una hoja tres columnas con estos títulos: 1. Mi ideal espiritual. 2. Mi actitud mental. 3. Mis actividades para cambiar.

Pongamos que eliges como ideal o sueño una de estas tres cosas: perdonar, ser paciente o mejorar en el amor.

Identifica qué actitudes mentales necesitas cultivar y las acciones que vas a realizar para lograr tu ideal. Luego actúa. Ánimo, vale la pena.

VER COMENTARIOS
Columnistas