Oasis

Abril 27, 2017 - 11:55 p.m. Por: Gonzalo Gallo

¡Qué bueno aprender de triunfadores como Mariana Pajón, de su fe, su pasión, su disciplina y su dedicación!. Así piensa:

“Me quedan muchos sueños por cumplir. Más allá de pasar la meta de primera, lo que me gusta es lo que siento antes de salir del partidor.

Mi trabajo es mi pasión, es un sueño constante; y que ese himno suene en todas partes es una motivación muy grande”.

Pasión es lo mismo que entrega total a una misión, es amar lo que haces, es compromiso con entusiasmo.

Todas las grandes obras son fruto de la pasión porque ella te lleva a dar lo mejor y a superar los obstáculos y la fatiga.

Mariana entrena siete horas diarias y a esa pasión por su deporte es a la que los ignorantes llaman “buena suerte” si gana.

Hay un estudio según el cual los exitosos le dedican a su sueño diez mil horas de trabajo sudor y entrenamiento.

Busca algo que te apasione, sueña y actúa con la misma pasión que le pones al fútbol, a la rumba o a no despegarte de un celular.

VER COMENTARIOS
Columnistas