Oasis

Oasis

Abril 23, 2017 - 11:55 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Ninguna emoción es mala, es necesaria, y todo fluye si la amas, la aceptas y eliges aprender algo valioso de ella.

Jamás pelees con el miedo, la culpa, el rencor o la tristeza, ya que están contigo para enseñarte algo y para que hagas buenos cambios.

Saluda cada emoción, decide abrazarla con amor, relájate, ora e imagina como la envuelves con una luz divina que es radiante.

Libera esa emoción y hazte preguntas como estas: ¿Que me enseñas? ¿Qué me conviene cambiar? ¿En qué necesito mejorar?

El miedo, por ejemplo, es un amigo que te previene de algún peligro o simplemente te invita a confiar sin titubeos.

No es tu enemigo, es un regalo, es una oportunidad para examinar tu conducta y centrarte más en el amor y tener una fe firme.

Un sabio Maestro Espiritual dijo: “El miedo es el motor de la vida y te enriquece si lo sabes manejar y no batallas con él”.

Muchas buenas cosas han surgido del miedo y si no fuera por él no tendríamos el fuego y hogares para abrigarnos y sentirnos protegidos.

VER COMENTARIOS
Columnistas