Oasis

Oasis

Abril 23, 2017 - 07:00 a.m. Por: Gonzalo Gallo

Hace cien años se impuso el jazz que, para la clase alta blanca, era algo satánico. Creían que corrompía a los jóvenes y que con el una chica podía quedar embarazada.

Varios estados promulgaron leyes 'antijazz' porque veían en su baile connotaciones sexuales de una música de clase baja.

El New York Times la llamó 'la música de los salvajes' que se extendía entre la población blanca y escandalizaba a la alta sociedad.

Antes de empezar a imponerse en 1917 con el primer disco, el jazz había surgido en los bajos fondos de New Orleans veinte años atrás.

Para los blancos ricos y cultos era una música detestable, asociada a la población afroamericana más pobre y oprimida.

Pero grandes músicos como Charlie Parker, Thelonious Monk, Dizzy Gillespie y Louis Armstrong brillaron con su arte.

Es bueno recordar esto porque casi siempre lo nuevo es atacado y sus creadores juzgados, criticados o perseguidos.

Al humano le cuesta mucho cambiar el statu quo, y lo habitual es que se instale en una zona de falso confort que sólo trae males. ¿Te aferras a lo de siempre?

VER COMENTARIOS
Columnistas