Oasis

Oasis

Marzo 25, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

En la selva chocoana habita un diminuto y peligroso anfibio que se conoce como rana dardo de color amarillo.

Esa ranita es el vertebrado más venenoso que existe y su vivo color es una estrategia para anunciar su gran peligrosidad.

Una cienmilésima de gramo de su veneno es una dosis letal para un hombre adulto; el veneno de una sola puede matar a diez hombres o a veinte mil ratones.

Se absorbe a través de la piel, por lo que el roce con una de estas pequeñas ranitas puede ser mortal.

Por el lado bueno, su veneno se investiga para lograr un fármaco contra el dolor que sería doscientas veces más potente que la morfina, sin sus efectos secundarios.

Regla de oro de la naturaleza: si algo tiene colores seductores, no lo toques ni te lo comas; fácilmente es venenoso. Algo similar pasa en el amor.

Si crees en cuentos de hadas y besas esa ranita colorida, tú te morirás y ella no se convertirá en un príncipe.

Nota: Aprecia lo pequeño porque tiene un gran valor. Un detalle jamás es pequeño sea positivo o negativo.

VER COMENTARIOS
Columnistas