Oasis

Oasis

Marzo 19, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

La mujer de un investigador sufría al verlo desentendido de ella y de los dos hijos, enfrascado entre libros, probetas, ácidos y químicos.

Un día, al anochecer, él escuchó unos sollozos en la sala de la casa, dejó el libro que tenía en las manos y fue a ver qué pasaba.

Encontró a su mujer llorando sin consuelo, recostada sobre un diván. En lugar de conmoverse se encendió en rabia y le dijo:

“las mujeres creen que todo se arregla llorando. El mundo cambia con ideas no con emociones. Esas lágrimas no son más que agua, mucosa y sal”.

La esposa no daba crédito a lo que había escuchado y, más desolada que nunca, se retiró a la habitación de su hija.

Al otro día volvió donde sus padres con los dos hijos y, por la noche, cuando el científico llegó, halló la casa vacía y esta nota:

“Esto es celulosa con colorantes orgánicos llamados tinta; yo y tus hijos, un simple agregado de huesos, carne y nervios, te decimos hasta nunca.

Ojalá algún día con la masa gris de tu cerebro encuentres en un laboratorio el corazón que se te perdió”.

VER COMENTARIOS
Columnistas