Oasis

Oasis

Marzo 16, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Esta frase está siempre en el corazón y en los labios de las personas excelentes: “Me encanta lo que hago”.

Independientemente de la labor que desempeñe, un ganador ama lo que hace, se apasiona por una misión y se siente a gusto, incluso en medio de serias dificultades.

Y claro, como ama su trabajo, se evita un buen número de conflictos y tiene reservas de energía para superar otros.

El premio de quien ama su labor es que nunca más vuelve a trabajar. Se enamora de su labor y la convierte en una diversión.

Por eso Walt Disney se gozaba todo lo que hacía y lo mismo vemos en inventores como Da Vinci y tantos investigadores.

Si quieres amar lo que haces ante todo tienes que amarte a ti mismo y mirar tu trabajo como una misión y como una bendición.

Asume tu trabajo, sino como una oportunidad de servir y mejorar el mundo, no como una obligación, ámalo.

Siéntete instrumento de Dios y deja que Él guíe tus decisiones. Qué todo lo que hagas esté en sintonía con la voluntad del Creador.

VER COMENTARIOS
Columnistas