Oasis

Oasis

Enero 12, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Mira a tu alrededor y verás que las personas serenas y felices son espirituales y armonizan mente y corazón, en un credo o fuera de él.

Más aún, los místicos recomiendan llegar a un estado de no mente o de mente tranquila porque así se sintoniza más con Dios.

Conocí en Cali a una madre de unos 51 años que llevaba nueve años postrada en la cama y sólo irradiaba amor y paz interior.

Esa persona al inició peleó con Dios, pero un día comprendió que Él no enviaba males y asumió su fatigoso aprendizaje con fe, aceptación y paciencia.

Entonces se convirtió en un ejemplo para todos porque tomó consciencia de que todo llega para el bien, incluso una enfermedad.

Y la que ella cargaba era nada menos que una parálisis total debido a la ELA o Esclerosis Lateral Amiotrófica. Sólo podía mover los ojos.

Se comunicaba eligiendo cada letra con un parpadeo de un cuadro en el que estaba todo el abecedario, y lo hacía con un esbozo de sonrisa.

¡Qué paradoja! es bueno enfermarse, si eso lo eligió el espíritu antes de venir para despertar, llenar la vida de sentido y de amor las relaciones.

VER COMENTARIOS
Columnistas