Oasis

Oasis

Diciembre 26, 2017 - 10:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Había una vez un rey sabio que reinaba con honestidad, justicia y amor, y hallaba paz y felicidad al cuidar su hermoso jardín.

Decía que las personas eran como las plantas y que, si eran tratadas con amor, daban buenos frutos al podar los vicios.

Un hada malvada envidiaba la felicidad que él tenía e irradiaba, y en una noche oscura maldijo las plantas del jardín.

Con el tiempo el rey vio que árboles y arbustos se estaban marchitando e invocó a una hada buena que fue con él al jardín y hablaron con las plantas.

Resulta que el roble quería ser ya como la ceiba, el pino como el abedul, y el sauce deseaba las flores del guayacán.

La rosa soñaba con ser girasol, y los anturios y las margaritas anhelaban tener el color de las bromelias y la forma de las orquídeas.

Sólo un humilde y naciente lirio estaba radiante y lleno de vida. Le preguntaron por qué y dijo: no creo en hechizos, me acepto como soy y estoy feliz.

El hada deshizo el hechizo y le dijo al Rey: Majestad. Haz que esto se sepa en todo el reino porque las personas deben aprender a aceptarse y aceptar.

VER COMENTARIOS
Columnistas