Oasis

Oasis

Diciembre 11, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Te suena insólito pero Santa Claus (Papá Noel en Francia), es una tradición que llegó de Turquía a Holanda y de allí a Estados Unidos.

Se remonta al Siglo IV gracias a San Nicolás de Mira, un obispo generoso que daba regalos a los menos favorecidos y los niños.

Se hizo tan popular que la devoción se extendió a Europa. El nombre de San Nicolás se fue cambiando por Sint Klaas en holandés.

La fiesta de Sinter Klaas es muy popular allá y los inmigrantes la llevaron a Norteamérica donde surgió Santa Claus.

Allí, poco a poco, se fue transformando en un viejo barbado, vestido de rojo y con trineo para la nieve.

Lastimosamente todo eso estuvo muy manejado por el comercio y hoy en día la Navidad para muchos nada tiene que ver con Jesús.

Siempre se corre el peligro de quedarse en lo externo y olvidar que se celebra la llegada de Yeshua y que lo que cuenta es crecer en fe y en amor.

Del mismo modo, la lección original de Papá Noel no es comprar regalos, es imitar la generosidad con los pobres de un santo obispo de Turquía.

VER COMENTARIOS
Columnistas