Oasis

Oasis

Diciembre 03, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Cuenta la historia que cierto día Nasrudín, famoso personaje en los cuentos musulmanes de los sufíes, fue al mercado a comprar dulces.

Llegó allá, apreció las variadas mercancías, aspiró todos los olores, vio todos los colores y saludó a los amigos.

En su paseo encontró a una mujer que ofrecía algo como ciertos dulces que él no conocía y, sin preguntar nada, compró una buena cantidad.

En realidad había comprado unos chiles muy picantes y Nasrudín se sentó en un parque a comerlos.

Eran fuego en sus labios, en la boca y en todo el cuerpo, lo llevaron a estornudar, a revolcarse, y llenaron de lágrimas sus ojos.

Sin embargo nuestro hombre seguía comiéndolos hasta que alguien que lo había observado le dijo: ¿Acaso estás loco? ¿No sabes que el chile se dosifica?

Y Nasrudín reconoció que él creía haber comprado dulces. Bueno y ¿entonces por qué no los dejas?, le dijo el otro

Porque invertí en ellos buen dinero, no acepto perder y no los voy a botar. Nota: saber perder es un arte que pocos aplican.

VER COMENTARIOS
Columnistas