Oasis

Oasis

Noviembre 20, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

La isla del tesoro de Louis Stevenson, 1850-1984, lo atrapa a uno con aventuras de bucaneros y búsqueda de riquezas ocultas.

Las peripecias y artificios para descubrir el tesoro son un espejo del camino que todos recorremos, las metas que anhelamos y los peligros que debemos afrontar.

Sin embargo, en el sendero existencial, las trampas no son los arrecifes, los temporales o las intrigas de los piratas.

Son tus actitudes negativas y de ellas eres responsable tú mismo, no los demás ni un ser mítico que asusta a los incautos llamado satanás.

Los verdaderos escollos son: facilismo, individualismo, negativismo, fatalismo, inmediatismo y materialismo.

Y tus aliados: fe, entrega, trabajo en equipo, entusiasmo, buen uso de tu libertad, perseverancia y espiritualidad.

Tu misión no es arribar a una isla en un galeón corsario, es llegar a tu íntimo ser y centrar tu vida en Dios y en el verdadero amor.

Para vivirlo te conviene cultivar los altos valores y ser cada día más consciente y más coherente, ser honesto y amoroso.

VER COMENTARIOS
Columnistas