Oasis

Oasis

Noviembre 05, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Dice la leyenda que un sultán se disfrazó de mercader, salió a visitar su reino y se compadeció al entrar a una casucha miserable.

Allí vivía un pobre albañil con su familia y el sultán le encargó construir una casa mejor en un lugar que pertenecía al gobernante.

Dejó el dinero necesario, aseguró que pasados unos meses regresaría y se marchó sin decir más.

Entonces el albañil se dijo a sí mismo: “Puedo engañar a este hombre con materiales de segunda y jornales más altos”.

Así lo hizo y con una desgana infinita levantó una vivienda con materiales de desecho o de ínfima calidad. Un día el sultán regresó, vio la casa y dejó sin aliento al albañil cuando le dijo: muy bien, esa casa era para ti.

Ubícate en ella con tu familia y por el resto de tu vida medita lo que has aprendido sobre el hecho de que se cosecha lo que se siembra.

El sultán se fue y el albañil repetía abatido: Creí que engañaba a otro y me engañe a mí mismo. ¡Ah, si lo hubiera sabido antes!

VER COMENTARIOS
Columnistas