Oasis

Oasis

Octubre 31, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

El cerebro se empieza a desarrollar en la cuarta semana del embarazo, con base en la nutrición de la madre y las situaciones que vive.

Posteriormente la individualidad de este nuevo ser se construirá a partir de su herencia biológica y sus experiencias personales.

La capacidad de moldear el cerebro responde a algo que los expertos llaman plasticidad. Es mayor antes de los de cinco años.

Durante los primeros mil días se desarrolla hasta el 80% del cerebro y el de un bebé necesita diversos estímulos para crecer.

Si no los recibe, las conexiones que se deberían formar se alteran, las neuronas no se comunican entre ellas y se inician problemas de desarrollo con secuelas irreversibles.

Una son adultos con menor capacidad para regularse en situaciones de estrés y con mayor riesgo a tener problemas sociales y de conducta.

También muestras de impaciencia, poca conciencia social, falta de atención, hiperactividad, déficit del coeficiente intelectual e incluso autismo.

De todo esto deben ser conscientes los padres si de verdad desean hijos sanos, equilibrados y con unas buenas bases. El desarrollo del cerebro en los primeros 3 años es crucial para el éxito.

VER COMENTARIOS
Columnistas