Oasis

Oasis

Octubre 27, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Actúa con bondad y nunca te apartes del buen Dios. Las derrotas dejan de ser tales cuando aprendes algo y las penas se aligeran en una perspectiva de infinito.

Con Dios en tu alma y con un amor sincero puedes encender brasas dormidas, mirar hacia lo alto y cerrar viejas heridas.

Todos somos seres migratorios y “un día veremos que la muerte no puede robarnos nada de lo que nuestra alma ganó”. Tagore.

Eres un ser de amor que comete errores y te conviene mirarlos como valiosas enseñanzas en el camino espiritual.

Está bien que te responsabilices de tus actos negativos y enmiendes el mal causado, pero hazlo sin culparte, con una amorosa compasión.

Perdónate y perdona, descarga  los pesos que te hunden, y mírate a ti mismo y a los otros con humildad y con ternura.

Cuando la Biblia dice que fuimos hechos del barro nos recuerda nuestra fragilidad y nos invita a ser humildes y amorosos.

Ese es el espacio del SER que da sentido al hacer y al tener, es la dimensión de las esencias, no de las apariencias.

VER COMENTARIOS
Columnistas