Oasis

Oasis

Octubre 25, 2017 - 11:55 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Paciencia, serena paciencia es lo que necesito para fluir sin premuras, sin tensiones desgastantes y sin contiendas.

‘Pazciencia’, o sea, ciencia de la paz interior que brinda sosiego e impide alterarse, descomponerse, explotar o desesperarse.

Paciencia que se escribe con la misma ‘p’ de proceso, de paso a paso, de ir despacito, suave suavecito como el agua del río hacia la mar.

Amado Padre, tú me das la paciencia del pescador que arroja el anzuelo o la red y sabe que es cuestión de esperar y de hacerlo muchas veces.

Amado mío, me das la paciencia de la oruga que sabe que para tener alas de mariposa y volar tendrá que aguardar con fe y con calma.

En un mundo cada día más acelerado necesito comprender que el amor y todo lo valioso no llegan de una apretando un control remoto.

Yeshua amado, con razón amabas pescar y en tu sabiduría usabas la simbología preciosa del sembrador: Lucas 8, 4-15.

Hoy me comprometo a vivir sin acosos, a ser paciente conmigo mismo, con los demás y con los procesos que la vida me ofrece. Repetiré este decreto: “Contigo, Padre, cada día soy más paciente”.

VER COMENTARIOS
Columnistas