Oasis

Oasis

Octubre 24, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

En Nepal, hindúes y budistas veneran a una niña diosa viviente desde hace 500 años que es elegida a los dos o tres años.

Hace días Trisnha Shakya fue llevada entre una nube de fotógrafos y en brazos de su padre al Palacio Kumari Ghar de Katmandú.

Allí pasará los próximos nueve años recluida, con 13 salidas al exterior en festividades religiosas y sus padres la podrán a diario.

La nueva diosa fue seleccionada entre muchas otras niñas debido a que su carta astrológica era la más adecuada.

Hay tres niñas ‘kumari’ (palabra que significa soltera), en Katmandú, Lalitpur y Bhsktaptr; deben pertenecer a la comunidad indígena de Newar.

Allí creen que son la reencarnación de la diosa Kali y reciben educación en el complejo sagrado en el que están recluidas.

Esta tradición estuvo ligada a la ya extinta monarquía nepalí y la niña ‘kumari’ deja de ser diosa a los 12 años, cuando se supone que menstrua.

Toda creencia es respetable, pero hablar de ‘niñas diosas’ es como si estuviéramos aún en siglos pretéritos. De hecho para muchos así es ya que no todos vivimos en el Siglo XXI.

VER COMENTARIOS
Columnistas