Oasis

Oasis

Octubre 19, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Hoy quiero darme un gran regalo: decido asombrarme con mi maravilloso cuerpo y agradecer su invaluable y constante servicio.

Gracias en primer lugar a ti piel que me cubres, me proteges y me permites tener tantas buenas sensaciones.

Gracias a mis pies con sus dedos, su planta y sus tobillos tan flexibles para mis giros y mis movimientos.

Gracias piernas, rodillas, muslos y cadera, ¿sin ustedes cómo podría desplazarme, inclinarme, danzar, caminar o correr?

Gracias genitales hermosos y valiosos dadores de vida y placer, gracias vientre con el intestino, los riñones, el hígado y otros maravillosos órganos.

Ah, hoy mi espíritu se regocija hermano cuerpo por morar en ti y siente gratitud por todos tus sistemas prodigiosos:

Muscular, óseo, endocrino, nervioso, simpático, parasimpático, circulatorio, respiratorio, digestivo. Gracias, gracias, gracias mil.

Gracias corazón que lates unas 42 mil veces por hora y eres símbolo precioso del amor que soy y que quiero irradiar hoy y siempre.

Gracias espalda, no te usaré más como una maleta para cargar lo decido soltar. Gracias cerebro sin igual. Gracias por cada poro, glóbulo o cabello. Amo mi cuerpo, Padre Amado.

VER COMENTARIOS
Columnistas