Oasis

Oasis

Octubre 13, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

El desierto más grande del mundo es el Sahara que tiene más de nueve millones de extensión: 9'065.000 km2.

¿Qué hacer cuando sientes que ya no das más y que tu vida es un seco y árido desierto en el que no tienes ni ánimo ni esperanzas?

Ante todo, no batallar con la realidad, aceptar ese drama pasajero y confiar que en algún momento llegarás a un fresco oasis.

Aunque estés desolado y abatido, la fe es una fuerza poderosa. Y Dios está contigo, te colma de paz y de amor.

Imita a Jesús en el tormento de la cruz, no te hundas en el desespero y di una y otra vez: Dios mío, en ti confío; te amo y me amas; esto pasará.

Cálmate, búscalo en tu interior, ora y cree que ninguna pena es eterna y que después de la tormenta llega la calma.

No es fácil recuperar el ánimo, pero lo logras, si apelas a lo mejor de ti y te apoyas en el amor de Dios y de tus seres queridos.

Es bien importante que enfoques tu mente en el instante y no permitas que te lleve a un futuro sombrío o gris con el engaño de los miedos.

VER COMENTARIOS
Columnistas