Oasis

Oasis

Septiembre 18, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Es rico pero no amoroso meditar, tener visiones o cantar alabanzas y no ayudar a otros que están desolados, sufren y soportan hambre y miseria.

La misión no es huir de la realidad, es ser un trabajador de la luz, es, como lo hizo Yeshua, sentir compasión con millones de hermanos que padecen.

En los evangelios se narra la llamada transfiguración de Jesús. Su figura se torna radiante y al lado se ven Moisés y Elías: Lucas 9, 28-36.

Entonces Pedro dice: “Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí; si quieres, hagamos aquí tres chozas: una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías”.

Una nube los cubrió y tuvieron temor. Y vino una voz desde la nube que decía: “Este es mi Hijo el elegido, escuchadle”. Y cuando cesó la voz Jesús estaba solo.

Esa tentación de Pedro de estar muy bien con una experiencia espiritual es peligrosa porque es dar la espalda a la realidad.

La espiritualidad es una decisión, no una evasión. Es ver a Dios en los hermanos y amarlos, en especial a los más abandonadas y desviados.

Con razón dijo Yeshua: “Lo que a otros hacéis a mí me lo hacéis”. Y su precepto es amar, no sólo meditar y estar rico en relax con velitas de colores y aromas deliciosos.

VER COMENTARIOS
Columnistas