Oasis

Oasis

Septiembre 14, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Hace diez mil años una mujer cambió la historia de la humanidad cuando decidió sembrar semillas y cultivarlas.

En ese entonces el hombre cazaba y la mujer se encargaba de lo más importante en una vida nómada súper exigente.

La agricultura mejoró las condiciones de vida, llevó al humano a asentarse y a crear comunidades estables.

Por esas mismas épocas se llegó a la domesticación y al cuidado de animales como cabras, corderos y cerdos. Un gran avance.

A pesar de los augurios fatídicos de los apocalípticos, el humano siempre ha conseguido progresar y vencer los males.

El inicio de la agricultura se dio en el Medio Oriente y el Mediterráneo. El trigo y la cebada comenzaron a cultivarse en Siria, incluyendo la Mesopotamia.

Luego, en Asia comenzó a producirse arroz y soya; en América los aztecas y mayas sembraron maíz, fríjol, cacao, yuca, piña y los incas, las papas.

No escuches a quienes atemorizan con lo peor o un próximo fin para llenar templos, o porque son pesimistas consumados. Ilumina con fe y esperanza.

VER COMENTARIOS
Columnistas