Oasis

Oasis

Agosto 23, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

En 1928, el físico británico Paul Dirac hizo una extraordinaria predicción: todas las partículas fundamentales del universo tienen una “antipartícula”.

Fue premio Nobel de Física en 1933 y habló de una gemela idéntica a ellas pero con carga eléctrica opuesta.

Dirac predijo la existencia del positrón que es la antipartícula de electrón y que fue observado por primera vez en 1932.

Así se descubrió la primera antipartícula y la antimateria pasó rápidamente a formar parte de la cultura popular.

Cuando una partícula se encuentra con su antipartícula, ambas se aniquilan, produciendo un breve destello de energía.

En 1937, otro físico brillante, Ettore Majorana, dio un nuevo giro a la situación al predecir algo que es sorprendente:

“Entre las partículas conocidas como fermiones: protón, neutrón, electrón, neutrino, quark y otras, deben existir otras que son sus propias antipartículas”.

Ahora un equipo de físicos de la Universidad de California y Stanford ha logrado encontrar la primera evidencia de eso.

Los contrarios y la polaridad son necesarios en la vida y eso que llamamos negatividad es la mejor maestra de la existencia. ¿Qué aprendes de lo fácil?

VER COMENTARIOS
Columnistas