Oasis

Agosto 09, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Un sueño se convierte en realidad cuando alguien lo desea con vehemencia y lo atrae sin cesar con el poder de la mente y la visualización.

Eso sí, hay que aclararle al iluso, que es cuestión de dedicarse buen tiempo a pensar, afirmar y visualizar con fe y persistencia.

También que hay que dar lo mejor para concretar ese sueño. El ciclista o el atleta se ven ganando, lo decretan, pero entrenan mucho para lograrlo.

Testimonios sobre el poder de la mente positiva y creativa hay muchos como el que cita Joseph Murphy en su libro ‘El poder de la mente subconsciente’.

Habla de alguien que no ganaba mucho en una farmacia y un día escuchó el consejo de usar el gran poder de la mente con dedicación.

Comenzó entonces a visualizarse como dueño de su propia farmacia y a afirmar con firmeza que eso se haría realidad.

Se veía en su negocio con empleados, veía una buena cuenta bancaria y a los clientes que se iban felices del negocio.

Fue despedido de la empresa, entró a otra, ascendió hasta ser gerente y, con el tiempo abrió su propio negocio al que llamó “La Farmacia Soñada”.

VER COMENTARIOS
Columnistas