Oasis

Oasis

Julio 26, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

En los días aciagos nutre tu alma con estas palabras de consuelo y fortaleza del amado Dios a través del profeta Isaías.

“Yo, el Dios de Israel, no los desampararé. Les abriré ríos en los montes y fuentes en medio de los valles.

Convertiré el desierto en estanque y la tierra árida en corrientes de agua. En el despoblado plantaré cedros y acacias, mirtos y olivos.

En el yermo pondré abetos y olmos para que vean y entiendan que la mano del Señor ha hecho esto.

No temas porque Yo te he rescatado, te he llamado por tu nombre, tú eres mío. Si pasas por las aguas Yo estoy contigo.

Si andas por el fuego no te quemarás ni te abrasarán las llamas, porque Yo soy tu Dios, el que te salva.

No te he olvidado, conviértete a mí porque Yo te he rescatado. En el tiempo de gracia te escucho. En el día de la salvación vengo a auxiliarte”.

¡Dios mío, cuánta paz y cuánta esperanza guardan estas palabras! Se cumplen si de verdad confías en Dios y lo amas con todo tu corazón, toda tu alma y todas tus fuerzas.

VER COMENTARIOS
Columnistas