Oasis

Oasis

Julio 23, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Hoy decido reconocer y valorar todo lo bueno que hay en mí y en los demás; hoy aprecio la belleza y la bondad.

En las personas y en el mundo hay amor y fe, solidaridad y ternura, perdón y paz como dones reales, no como espejismos de la dicha.

Hoy siento a Dios en mi alma y lo veo en el agua y el sol, los pinos, los geranios, las montañas y el arroyo cristalino.

El mundo es todavía hermoso, hay seres especiales en cada esquina y el amor es más fuerte que el odio y la bajeza.

Sí, es cierto lo que afirmaba Emerson: “Para la mirada atenta, cada momento del año tiene su propia belleza”.

Hoy dirijo mi memoria sólo a los buenos recuerdos, vivo el ahora y oriento mi alma a sublimes ideales y al servicio.

Quiero sembrar concordia y compartir esperanza, quiero dejar buenas huellas y ser un sol para los demás.

Ni hoy ni nunca quiero ser un abogado del diablo que sólo busca fallas y limitaciones. Mi opción es por el bien y mi apuesta por la alegría.

VER COMENTARIOS
Columnistas