Oasis

Julio 19, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Siéntate algún día a leer las Meditaciones de Marco Aurelio, 121-180 d.C. y quedarás perplejo con su actualidad.

Es asombroso constatar cómo ese buen emperador y filósofo romano se adentró tanto en el alma humana.

Nacido en el 121 y muerto en el 180 d.C., Marco Aurelio fue fiel a la austeridad y la disciplina de su maestro Epicteto y de los estoicos.

De su cosecha es el siguiente pensamiento que nos invita a la vida interior y a aprovechar la soledad:

“Que tu alma sea para ti el refugio más dulce y sosegado, entra en la intimidad y halla tranquilidad en la contemplación de lo sublime. En esa soledad recobrarás tus fuerzas”.

Para lograr esa paz interior y calmar el vértigo existencial no te dejes hechizar por un consumismo avasallante o por las ansias de poder.

Con mi libro El Sendero del Espíritu, aprendes a ser más espiritual y tu corazón te agradece el sosiego que encuentras.

Siempre comprobarás que cuando te aquietas descubres otros horizontes y aprendes a tejer bien la trama de la vida, sin perder la calma en las crisis o cuando arrecian las críticas venenosas y los juicios ácidos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad