Oasis

Oasis

Julio 18, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Ejemplar el hermoso gesto de perdón de Alexis Viera, exarquero uruguayo, quien en 2015 perdió parte de la movilidad de su cuerpo tras un atraco en Cali.

Se reunió en la cárcel con su agresor y perdonó al hombre que en 2015 le disparó en un atraco y limitó gravemente su movilidad.

Dijo que necesitaba eso como “cura” para su alma: “El perdón es la cura que necesitamos para nuestra alma.

Hoy me tocó perdonar a la persona que me hizo mucho daño. Dios es perdón y amor”. Alexis le dio un cálido abrazo a Anderson Lozano, su agresor.

Un 5 de agosto dos impactos de bala le afectaron el pulmón izquierdo y la movilidad de las piernas, por lo que camina con ayuda de muletas.

El exfutbolista de 38 años visitó a su agresor en la cárcel y dijo que espera que Lozano pueda “cambiar” con la ayuda de Dios:

“Fui a la cárcel a estrechar la mano de Anderson Lozano y sé que Dios lo va ayudar a cambiar. En mi corazón sólo hay gozo y alegría del amor de Dios”.

Sólo con perdón hay paz en el alma y se sale de la prisión emocional del odio y la venganza. El perdón sincero sana, hace alquimia, libera y alegra.

VER COMENTARIOS
Columnistas