Oasis

Oasis

Julio 11, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

A algunos se les desmorona su fe precaria si aceptan que María de Magdalena fue la hermosa y amorosa esposa de Yeshua.

Una verdad que se ocultó porque ya desde el Antiguo Testamento la fe miraba el sexo como algo sucio y fuente de impureza.

Si lees los capítulos 12 y 15 del Levítico lo ves claro y, por eso, una mujer era impura por dar a luz y María Magdalena fue vista como una prostituta.

La esencia de la fe no pierde nada si ellos fueron esposos, antes bien gana y nos muestra un Jesús tan humano como nosotros.

¡Qué bueno que Yeshua haya disfrutado de un don divino tan maravilloso como el sexo y que haya tenido cuatro hijos!: Sara, Santiago, Myriam y Andrés.

Sabemos eso por mensajes creíbles de personas espirituales que canalizan, un don diabólico para los que ven malo todo lo que no está en la Biblia.

Es comprensible que los evangelios callen eso o que se haya borrado cuando la Iglesia se llenó de poder con el emperador Constantino.

Comparto esto para la gente de mente abierta y respeto a los que no lo crean y, acaso, me tilden de hereje, satánico y blasfemo. Es más fácil juzgar que cambiar.

VER COMENTARIOS
Columnistas