Oasis

Oasis

Junio 21, 2017 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Espero que la siguiente historia nos ayude a todos a ser sabios y a evitar juicios apresurados y ligeras suposiciones:

Una familia estaba disfrutando un paseo de mar en una playa con un día bien soleado. Los padres se bronceaban y los niños se divertían haciendo castillos de arena junto al agua.

De pronto, a lo lejos, apareció una anciana desgreñada y harapienta que, al parecer, decía algo entre dientes.

A medida que avanzaba hacia ellos la anciana, canosa y sucia, recogía algo del suelo y lo echaba en un costal.

Los papás llamaron a sus hijos y les dijeron que no se acercaran a esa vieja y tuvieran cuidado con tan extraño personaje.

Cuando la anciana pasó hizo un saludo y le dirigió una amable sonrisa a la familia que no fue devuelta.

Más tarde se enteraron de que la anciana hacia años limpiaba la playa de cristales u objetos cortantes para que los niños no se hirieran.

Nota: Elige no juzgar porque aquel que ama de verdad no juzga. Crece en comprensión y en compasión a imitación de Jesús.

VER COMENTARIOS
Columnistas