Yo construyo realidad

Abril 17, 2012 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

¿Nos fue bien en la Cumbre de las Américas? Depende de lo que usted crea, de sus valores, de todo aquello que llamamos creencias. Puede mirar la reunión de presidentes como un desperdicio de tiempo, plata y gobierno, porque para usted la austeridad es prioritaria. Para usted, entonces, hay otras necesidades y tiene toda la razón: la reunión fue un fracaso. ¡Qué fantochería! Por el contrario, ¿es de los que cree que la Cumbre fue un éxito porque ‘respiramos’ otro aire, se nos empieza a respetar como país líder en América y Obama nos ‘dedicó’ tiempo? Tiene toda la razón: así es y hoy usted, como los que piensan como usted, consideran que vivimos en un mejor país, con puertas abiertas y con mejores posibilidades.¿Tenemos un buen o mal Gobernador de reemplazo? Depende de sus creencias. ¿Es una ofensa de Santos haber colocado un Gobernador de otra región y de paso, le dio una bofetada a nuestro regionalismo e ineficiencia? Si usted lo cree, así es y debe sentirse muy ofendido por la actitud del Presidente ‘bogotano’. Pero si usted opina que el Cauca y el Valle están unidos más que ningunos otros departamentos, que Iragorri es de aquí por sus lazos de afecto, también tiene toda la razón: ¡Así es!¿Ya pasó el tiempo de Uribe? ¿Usted piensa que está ansioso de poder y no se ha dado cuenta que cada quien manda en su periodo? Tiene toda la razón: Uribe está desenfocado. Pero, no, usted cree que Uribe es ‘irreemplazable’, que lo que él hizo es inigualable y que Santos es un traicionero de marca mayor? Sí, es verdad, usted tiene toda la razón en su planteamiento: ¡Así es!Podríamos seguir enumerando muchísimos acontecimientos públicos o privados para constatar, como muy bien lo precisa la física cuántica, que la realidad es un mundo de posibilidades y por lo tanto pueden existir ‘tantas’ realidades como personas. Aquella única realidad, aquella única verdad, no deja de ser un sofisma de imposición de pensamientos que consideran que existen superiores e inferiores. El pensamiento racional que impone ‘quién tiene la razón’ es el que nos lleva a estas guerras enconadas que no permiten la convivencia desde la diferencia. Por eso es que existen tantas versiones de un mismo hecho. ¿Pero por qué ‘su’ verdad es la válida? ¿Por qué mi creencia tiene que ser universal? Vivimos de acuerdo a lo que creemos y es muy difícil ‘imponer’ un criterio cuando el interlocutor no lo quiere ver. Su verdad es diferente a la mía y no existe el criterio universal. Precisamente convivir es el acto más humano de cuantos existe porque se trata de respetar la diferencia. Y allí cuando respeto la diferencia es como si nos conectáramos con lo divino que hay en la condición humana...Claro, hay que hacer acuerdos para la convivencia pero no imponer un pensamiento o una idea. Si quiere conocer cuál es el arma más letal de cuantas existen en la relación entre las personas, la expresión ‘quién tiene la razón’ se lleva el primer puesto. Aprender a oír, aprender a tolerar la diferencia, es aceptar que cada quien tiene razón en la creación de su realidad. Cada quien crea su propio mundo y de acuerdo a lo que cree, vive. ¿Qué clase de mundo sería aquel en que todos creyéramos lo mismo? Sí, puedo conocer muchísimo del mundo interior de las personas de acuerdo a sus creencias: Somos lo que creemos y vivimos de acuerdo a lo que creemos. No olvide entonces que usted vive en el infierno o en el paraíso que usted mismo crea.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad