¿Usted es elemental?

¿Usted es elemental?

Octubre 11, 2016 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Pregunta odiosa pero necesaria. Elemental significa “básico, primario, simple”. Elemental es un niño de kínder que de acuerdo a su desarrollo, vive de forma simple. Su mundo es concreto. No hay grises y mucho menos interpretaciones: lo básico. Los niveles de abstracción son mínimos. Elemental es Juan Carlos Vélez Uribe quien de manera cándida contó ‘cómo hacer’ una campaña ‘exitosa’. Su nivel de conciencia es tan básico que lo dijo ‘con pelos y señales’ para que ‘aprendiéramos’. ¿Hizo algo malo? Su papá-jefe lo regaña con una frase instantánea ‘reveladora’. Lo que dijo “daña las comunicaciones”. El peligro (inicial) para el CD es ‘contarlo’ no hacerlo. Días antes María Fernanda Cabal, básica, expresa: “El ejército está hecho para matar”, ¿quién necesita interpretaciones? Su papá-jefe también la llama al orden. Así lo que podemos comprobar con estos ejemplos (y muchos más) es que sentimos, pensamos y actuamos de acuerdo al nivel de conciencia. Inteligencia y conciencia no son lo mismo. Nuestra cultura ha privilegiado la inteligencia pero no ha desarrollado conciencia. ¿Alguien duda de la preparación intelectual (inteligencia) de Inglaterra? Pero ¿cuál es su nivel de conciencia cuando el miedo y las amenazas los doblegaron? Hay gente básica, simple, elemental, cuyo nivel de conciencia capta el mundo de una manera básica y como tal reacciona. Estamos viendo los resultados.Los niveles bajos de conciencia tienen características que se pueden enumerar. Una de ellas es la necesidad de ‘dirección’. Jefe, padre, guía, dios, como lo quiera llamar. Deben obedecer, ‘necesitan’ hacerlo porque su interioridad todavía no está formada y la guía es indispensable para sobrevivir. Por ello en esos niveles más bajos de conciencia las religiones ocupan un puesto destacadísimo. Son necesarias y la amenaza de castigos o culpas por ‘atreverse’ a caminar solos, es aterradora. Hablamos de religiones no de espiritualidad que ya pertenece a niveles más altos de evolución. La religión es básica, la espiritualidad profunda.Otra característica de niveles bajos de conciencia es el miedo. Si no hay capacidad de análisis, el miedo es un fantasma que domina y hace perder la razón. El nivel de sobrevivencia, el más bajo en la escala de conciencia, no permite ni confiar, ni perdonar. Los otros que no son ‘de tu grupo’, de los tuyos, son enemigos, un peligro. No se aceptan en tu entorno. La retaliación es necesaria para no perder el poder. Tu ‘papá o tu dios’ indican el camino. Todo apunta a que el miedo fue el principal motor del No en este plebiscito. Venido del CD o de las iglesias cristianas, nunca se habló de confiar sino de prevenir. No se extendió la mano del perdón sino que se construyó el fantasma de lo que se perdería. Allí resonaron los niveles más bajos de conciencia y ese es el resultado.Niveles de conciencia explican los hechos. Noruega, un país con nivel de conciencia diferente (¿lo duda?) no se desgastó en el resultado sino que destacó el proceso. Los columnistas no ‘sintonizaron’ con la gente porque una columna no se escribe para resonar sino para asumir un criterio, lo que puede significar ir en contravía. Dos mundos, niveles de conciencia diferentes y la necesidad de conciliar, aceptando la elementalidad como parte de la evolución. Nada fácil.Sigue en Twitter @revolturas

VER COMENTARIOS
Columnistas