Terrorismo

Julio 19, 2016 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

El tema no es asunto fácil, sobre todo si se pertenece al grupo de personas (o al nivel de conciencia) donde el mundo está dividido en dos: buenos y malos. Víctimas y victimarios. Justos y depravados. Por eso, si su mente ‘todavía’ está anclada en ese concepto –totalmente respetable- no me va a entender, mucho menos a aceptar y será uno de esos foristas que disfrutan desdoblándose en insultos e interpretaciones desde su odio personal. Respetable.Pero el mundo está cambiando. Y aún cuando parezca increíble para las mentalidades patriarcales y controladoras, hay que aceptar que violencia no se elimina con violencia como se ha practicado durante siglos. Hoy sorprenden y asustan los efectos del terrorismo, pero en la interpretación de los hechos, pareciera que se hubiera llegado a una película comenzada. No se entiende lo que pasa y la escena presente es de unos ‘malos’ que causan daño y agreden la honra y vida de ciertos países. Hemos llegado a ser espectadores de los horrores del terrorismo sorprendidos por sus alcances. Pero si se buscan explicaciones (y sobre todo soluciones) definitivamente debemos mover nuestro chip de creencias y atrevernos a pensar y actuar diferente. No hay de otra. Si quiere una justificación para cambiar de pensamiento, así sea de la manera más egoísta y simplista, hay que aceptar las consecuencias de acciones de muchos años donde ha primado la desigualdad, exclusión, racismo, prepotencia y orgullo, y hoy pasan la factura que tienen pendiente. El terrorismo no comenzó en este siglo. Sólo pasa cuenta de cobro, apoyado en redes sociales, tecnología de última generación y globalización.¿Cómo enfrentarlo? Creo que se tiene conciencia de que es una tarea inútil, un imposible. Hay 3 elementos que explican la dificultad de vencerlo. El terrorista ‘trabaja’ con la sorpresa por lo que es iluso prever su próximo movimiento. Está motivado por una rabia ancestral, incrustada en los genes de más de tres generaciones de seres lo que le da una motivación de venganza difícil de parar. Y no le teme a la muerte, a la que sus ‘practicantes’ consideran ‘un premio’. ¿Qué queda?Las inequidades, injusticias, exclusiones, abusos, atropellos, religiones, políticas de Estados, el deterioro de la naturaleza, la alimentación, tantos elementos que separan e impiden que se acepte el sentido de formar parte de un colectivo universal. Las religiones y filosofías hablan de vincularidad, procesos de respeto y tolerancia, en definitiva de un amor incondicional sabiéndonos iguales, partes de un todo, seres en contacto y procesos de evolución. Sí, no me he enloquecido, para allá debemos llegar. Es lo único que ‘derrotarᒠel terrorismo, un cambio de mentalidad, una aceptación universal de las equivocaciones de todo lado y por tanto, de las reparaciones también de todo lado, pero con venganzas, con resonar en el miedo, con los odios para marcar frontera entre ‘buenos y malos’, lo único que hacemos es atizar el fuego. Y aún desde la pasividad de nuestro hogar, convertirnos en terroristas de corazón, pedaleando miedos, ansiedades y retaliaciones. Quién lo creyera el terrorismo ‘ayuda’ a despertar solidaridad, compasión, generosidad. ¿Será entonces el terrorismo ‘el maestro’ que nos haga cambiar de chip del atropello humano?Sigue en Twitter @revolturas

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad