Tarados o irresponsables

Tarados o irresponsables

Agosto 28, 2012 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Hay una propaganda en Tv. de Renault donde una muchachita llega al colegio en carro manejado por su papá, se da cuenta de que al frente están sus compañeras, hace el amague de abrir la puerta y le dice al papá: “No puedo”. Su papá se baja, le abre la puerta y la niña olímpica y ‘subidita’ le dice: “No llegue tarde”, tratándolo como si fuera el chofer para descrestar frente a sus amigas. Su papá (actor) cae en cuenta pero con una risa de sorpresa termina el anuncio. Quiero creer que no caen en cuenta. Quiero creer en su inconsciencia. Quiero creer que los publicistas de esta propaganda no tienen ni idea de las repercusiones de su ‘brillante’ comercial en la formación del inconsciente colectivo. Voy a decidir imaginármelos ‘medio tarados’ para excluirlos de toda responsabilidad en lo que están haciendo porque o empezamos a creer que estamos en un país de idiotas o nos enfrentamos con una verdad muy dolorosa: vivimos en un lugar donde la cultura de la irresponsabilidad es el modus vivendi, donde ‘lavarse las manos’ es la manera mas fácil de evadir la responsabilidad en lo que hacemos o decimos. Como niños chiquitos que siempre culpan al otro de lo que sucede, aquí no se asumen las consecuencias en el actuar; siempre son los otros los responsables o los mal pensados o los suspicaces o los que persiguen injustamente.Álvaro Uribe nunca se dio cuenta de lo que hacían quienes lo rodeaban y no sólo es uno, sino cinco o más de sus colaboradores cercanos los que están dando respuestas a la Justicia, pero Uribe “no sabía”. Fue a sus espaldas porque él no se dio cuenta aunque era el jefe de todos ellos. Como tampoco RCN tiene que ver con el comportamiento de Óscar: fue una sorpresa para el canal porque nunca supo de su particular historia. Ni conocía de su comportamiento diferente (que casi estimulaba) y que veía ‘toda’ Colombia menos los realizadores del programa. No se dieron cuenta, pobrecitos: ¿Cómo responden? Como tarados o como irresponsables.Parece como un virus de esos que se contagia en el aire. Aquí nadie “se da cuenta” de lo que hace, o de que los actos humanos tienen consecuencias. Todo sucede a sus espaldas y por lo tanto no hay ninguna clase de responsabilidad. Para cosechar triunfos y logros sacan pecho y son los primeros en la foto. Pero para asumir las consecuencias de sus actos, no hay quien ponga la cara. En la propaganda del Renault, está clarísimo que los papás están al servicio de los hijos para ‘bien de la sociedad’. Entonces no se queje por la falta de respeto y de jerarquías puesto que la publicidad considera ‘la igualada’ de los muchachos un comportamiento aceptable y normal. ¿Hijos igualados? Claro, la publicidad los patrocina, entonces, ¿para qué nos rasgamos las vestiduras con los comportamientos infantiles o adolescentes? ¿Reinados de belleza en colegios? No, no importa porque ‘estimula’ el negocio de la moda y es ‘coherente’ con nuestra sociedad a la que le interesan muchísimo los reinados.¿Quién nos entiende? Queremos una sociedad más incluyente, donde la mujer sea valorada, donde asumamos la responsabilidad de nuestros actos, pero en el momento de tomar correctivos ‘cunde el pánico’. Que cambien los otros, que los otros sean los que ‘dejen de ganar plata’, que los otros se responsabilicen. Pero en esta evasión de consecuencias, sólo quedan dos caminos: o nos justificamos como idiotas o como irresponsables pero no podemos seguirnos lavando las manos como si no existiera una responsabilidad social… Cada quién decide.

VER COMENTARIOS
Columnistas