Séptimo Día

Octubre 13, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

El periodismo es poder. Lo que es blanco un medio de comunicación lo puede volver negro y viceversa. Las interpretaciones existen y de estas nadie escapa. Pero la ‘intención’, -ojo- marca la diferencia. Existen comunicadores para quienes lo que importa es el ranking. De allí que lo significativo es que “se hable” de su programa, que “mueva opinión” y con eso es suficiente.(Extractos del chat entre Manuel Teodoro (7Día) y Catalina Navarro mamá de la niña colombo argentina). “10/08/2015 Manuel Teodoro: Tenemos el derecho de la reserva de la fuente. Además tengo entendido q conoces a mi esposa. Caleña Ani Zamorano. Del Colombo. Tu tranquis. Catalina: Yo no ganó nada con esa nota, sólo stress y angustia- Manuel Teodoro: Yo pienso lo contrario. Ganas todo el apoyo de la opinión pública que cómo sabes. En este país. Influye demasiado en las decisiones Jurídicas. Catalina: Si? Manuel Teodoro: Séptimo día mueve montañas. Catalina: Tengo miedo Manuel. Manuel Teodoro: Haremos todo para que tu te quedes con tu princesa. Pero acuérdate Séptimo día es nacional y el programa de mayor audiencia los weekends. Catalina: JP recurrió a todos los medios argentinos y nadie le paró bolas. (…) Catalina: Yo confío en vos. Manuel Teodoro: Estas “at home” y eso te da ventaja siendo la mamá. Catalina: Dios quiera pero como uds dicen que todo va a ser muy equilibrado. Manuel Teodoro: Para que sepas lo mismo nos pasó con mis hermanos”.El domingo pasado fue la segunda parte del programa que iba a ‘favorecer’ a Catalina Navarro en su defensa por la custodia de su hija. Pero Manuel Teodoro se negó a aceptar un mínimo de condiciones que exigía Catalina después del parcializado programa de hace 15 días (como que el neurólogo que la trata hablara en Tv), donde la condenó favoreciendo al padre de la niña. Es como si 7 Día le hubiera puesto una carnada para irla llevando al matadero. Con el agravante de que el periodista que hizo el reportaje, Diego Bauque, hace un tiempo vivió la misma situación porque el tuvo dificultades con la mamá de su hija Gabriela para contactarse con su hija. ¿Qué clase de periodismo es éste? La verdad está totalmente trastocada porque ni siquiera hay equilibrio. No se está pudiendo favorecer a la madre o al padre, sino decir la verdad. Ahora Catalina (y con razón) tiene pavor de hablar porque no sabe cómo van a manejar la información. Con un inmenso respeto para lo que quisiera expresar ‘Oye Cali’ la entrevistó y pudo decir libremente lo que realmente sucede. Hasta la ‘bomba’ de que su exesposo tiene hijo y compañera. A lo que él tiene todo el derecho pero esta información desvirtúa la imagen de ‘victima’ y solito que presentó Séptimo Día. ¿El papá de la niña acaso espera que “sus dos mujeres” vivan una al lado de la otra en Argentina para satisfacción de su mentalidad machista como buen nieto de sirios? Catalina está enferma pero no incapacitada para cuidar, educar y amar a su hija y necesita quedarse en Colombia. La niña puede viajar de un lado a otro pero debe estar cerca de su madre. Catalina espera el fallo de medidas cautelares y eso era lo que se quería aguardar confiando en que Icbf la acompañaría y que el programa de tv colaborara. Como telenovela por capítulos todavía queda por contar. Seguiremos.

VER COMENTARIOS
Columnistas
Publicidad