¡Renuncia, Paulina!

¡Renuncia, Paulina!

Junio 30, 2015 - 12:00 a.m. Por: Gloria H.

Deberías renunciar, deberías solidarizarte con los pueblos latinoamericanos, insultados despectivamente por quién te ‘emplea’ para darse ínfulas de poderoso y prepotente. Deberías decirle a tu ‘jefe’ que tú ‘también’ eres mexicana, con el significado que se le da al gentilicio de mexicanos en los sectores prepotentes y conservadores de USA: todos aquellos que están del Río Grande “para abajo”. Frente a figuras como la de Donald Trump “todos somos mexicanos” y todos deberíamos manifestar nuestra voz de protesta por las expresiones despectivas que hizo el candidato a la Presidencia de los Estados Unidos.Por su parte ya lo hizo el Canal de Univisión. No transmitirá mas reinados de Miss Universo. Sorprende la coherencia del Canal porque por encima de cualquier pérdida económica, valoró más la dignidad de un pueblo, de ‘su’ pueblo. Sorprende gratamente. Existen otras organizaciones ‘revisando’ los contactos con la organización Trump porque el dinero no puede seguir siendo el principal factor de relación entre los seres humanos. Hay más, existe otra serie de elementos que es necesario rescatar. La dignidad por ejemplo. Así no produzca réditos ni de billete. ‘Tocar’ el bolsillo o el ego de los poderosos es la única manera de lograr que si no lo creen, al menos cuiden sus palabras. La solidaridad puede crecer de manera exponencial y lograr que el señor tenga cuidado con lo que dice. La renuncia de Paulina, como Miss Universo, sería un golpe tenaz para el prepotente Trump, renuncia que tendría lecturas muy, pero muy benéficas.La autonomía de la mujer. Una mujer se atrevería a ponerle ‘tatequieto’ a un gigante y decirle que la dignidad es un valor por encima de cualquier corona. David frente a Goliat. El título de Miss Universo siempre, siempre sería de Paulina porque los reemplazos son eso, reemplazos del principal. La corona real nunca la perdería, nunca. Claro, perdería dinero y viajes, pero su honor estaría protegido de cualquier malentendido. A su belleza física le añadiría una actitud valiente, coherente y firme, de quién cree que la belleza física no lo es todo. Integralidad, he allí el valor que luciría como una presea merecida por encima de muchos. Quedándose, marcan la pauta el interés y el ego, no la dignidad de lo que se representa. Porque aunque no parezca, Trump también insultó a Paulina…La solidaridad con Latinoamérica. Es difícil imaginar una visita tuya a cualquier país latinoamericano y ser ‘bien recibida’. En definitiva, eres ‘representante’ del señor. Entonces… no te irá bien en los países del sur, así tu belleza sea aplastante. De alguna manera ya te ‘marcó’ el personaje, ya su mugre te tocó a ti y la única manera de limpiarse es ‘saliéndose’ del asunto. Como en la propaganda de la corrupción, ‘comer callao’ es una forma de permanecer untados. Las actitudes del señor te ‘tocan’. Sus palabras, sus prepotencias, sus agresiones. Estoy segura que México no volverá a mandar representante a ese concurso. Y si Latinoamérica se solidarizara, tampoco lo haría… es que no es cuestión de “renegar por la mañana y aplaudir por la tarde”. Ser coherente es lo más complejo que existe. Pero momentos como estos son los que plantean revisar actitudes y no dejarse descrestar por el brillo de las circunstancias. Trump piensa que los inmigrantes son una plaga y es necesario manifestar de alguna manera la inconformidad con sus opiniones despectivas e hirientes. Tiene derecho a no querer extranjeros pero tiene la obligación de cuidar sus expresiones. Y más cuando es un hombre poderosos económicamente que cree que ‘nada’ lo puede tocar. ¿Qué tal la actitud de una ‘muchachita latinoamericana’ poniéndole en jaque su reinado?Sí, sé que estoy soñando y que es casi un imposible que Paulina lo haga, que Paulina renuncie. Pero, ¿lo habrá pensado? Lo más difícil del mundo es la coherencia, allí radica el poder de la conciencia. Cómo me hubiera gustado que además de belleza tuviera integralidad… porque aun cuando sea difícil aceptarlo, todo tiene que ver con todo.

VER COMENTARIOS
Columnistas