¿Quiere que lo maten?

¿Quiere que lo maten?

Marzo 19, 2018 - 11:35 p.m. Por: Gloria H.

Jean Pierre Garnier Malet es un científico francés con una hoja de vida extraordinaria, merecedor de respeto en el mundo de la ciencia. Su teoría de los fluidos fue ampliamente divulgada y aplaudida. Posteriormente su investigación sobre el desdoblamiento del tiempo sorprende porque genera un cambio de mentalidad frente al presente y futuro de la humanidad o sea frente al manejo del ‘elemento’ tiempo. El lo dice muy claro: ni es una teoría nueva, ni los conceptos son suyos. Es un principio universal y desde siempre se ha conocido. Pitágoras y los griegos lo sabían. A lo largo de los siglos se fue diluyendo. Hoy es imperativo rescatarlo, conocerlo y divulgarlo.

Esta teoría tiene que ver con las actuales actitudes de Petro. Ojalá alguien se la dé a conocer. (Tiene ya psicóloga a bordo para que le explique). Porque impacta la forma en que el candidato insiste en que lo quieren matar. Impacta. Es como si desafiara al ambiente “para ver si son capaces de hacerlo”. Sus insinuaciones son una provocación. Algo semejante a retar a ¿gobierno? ¿enfermos mentales? ¿sicarios? ¿partidos políticos? ¿enemigos? a ver si logran concretarlo. Insiste y repite que lo quieren matar. Se identifica con asesinatos de personajes de nuestra historia (Galán) que vivieron situaciones trágicas. Se cree un sobreviviente, se victimiza en grado máximo, habla del plan para asesinarlo y pareciera que ninguna respuesta lo satisface. La única explicación válida es que el Gobierno y los entes investigativos acepten que sí, que lo que impactó su carro era una bala y que lo quieren desaparecer.

Retar es una tácita invitación a que se participe del hecho que el retador plantea. El reto o desafío es una provocación. Desafiar es incitar a alguien a medir la fuerza física u otra capacidad con el oponente. Pero es un desafío provocador al que no todos se resisten. Es más fácil acceder que oponerse. En términos energéticos es ‘meter’ al otro en tu misma onda y resonar en la misma secuencia. El otro acepta y se ‘engarza’ en tu deseo. ¡Qué paradoja! Una parte mía no quiere que lo hagas (así lo expreso) pero otra desea que ‘entres en mi juego’ y así mido mi poder frente a ti. Todo un juego perverso complejo que caracteriza a la conducta humana.

La teoría de Garnier dice que tu pensamiento, a través de las aperturas temporales, le transmite a tu doble energético las opciones que deseas vivir en tu futuro. Y si transmites pensamientos negativos a tu doble no le queda más que ‘escoger’ entre aquello que le transfieres. Y si le mandas tragedia y desgracia, el futuro que está detrás del presente, será como lo has pensado. Allí en ese lugar no hay ‘buenos’ o ‘malos’ pensamientos. Solo existen pensamientos que a través de las aperturas temporales se vuelven presente. En términos de Garnier, si algo le pasa a Petro qué tanta responsabilidad le cabe a él mismo cuando ‘provocó’ desde su desafío, su miedo, su victimización, que alguien ‘conectara’ con ello.

Somos responsables de nuestro futuro y lo que nos rodea a través de los pensamientos. La fuerza de ello es inmedible. Pensar y rebobinar tragedias es crearlas porque, aun cuando suene paradójico, es lo que deseas desde la victimización y sentido trágico que alimenta la condición humana. ¿Acaso no vivimos en un valle de lágrimas?

Sigue en Twitter @revolturas

VER COMENTARIOS
Columnistas