Por el que más odia

Por el que más odia

Marzo 12, 2018 - 11:35 p.m. Por: Gloria H.

Terminadas las elecciones y cuando la Registraduría emite sus comunicados con la mayor votación individual en el nombre de Álvaro Uribe, recibo un WhatsApp que dice “Dios nos escuchó”. Sé que cada quien tiene derecho a hacer la interpretación que se le ocurra sobre cómo vio el proceso electoral, pero personalmente me sorprendo de que la persona que más votos recibe para el Senado, es el hombre que se ha pasado los últimos 8 años odiando y cuestionando todo lo que acontece en el actual Gobierno.

Ni siquiera logra aceptar que son las elecciones más tranquilas en décadas, gracias al proceso de paz, donde en muchísimos lugares de Colombia se pudo votar con tranquilidad. Nada importa. El instigador del odio es el que más votos recibe… No creo que Dios o como quiera llamarlo, esté ‘a favor’ de esa emoción y agresividad.

Lo que sucede, es que somos un país educado en la violencia, tenemos enquistada la ira, la intolerancia y es más fácil resonar en esas frecuencias que en las de la conciliación y la solidaridad. El alma colombiana es violenta. El corazón de los colombianos se ha alimentado de rencor y odio: los resultados están a la vista.

Sintonizar como mayoría, con el hombre que ha generado semejante cantidad de agresividad y odio, dice más de nosotros que de él. En definitiva ‘la invitación’ al sentimiento de intolerancia la puede hacer cualquiera, está en todo su derecho. El problema está en resonar en esa onda.

Es nuestra identidad colombiana la que está enferma. Ninguno de los que jalonaron todo este proceso midió que el problema mayor de Colombia no era la guerrilla, ni las balas, bombas, secuestros, masacres, que tanto dolor han causado. No. El problema está en la idiosincrasia, en los genes, en el ADN de ser colombianos. Y este tema ‘nunca se trabajó porque definitivamente se desconocía.

Como médico que ausculta al paciente, detecta el tumor en el hígado pero desatiende el tumor en el cerebro. Así nos pasa. El odio visceral de un hombre que solo destila rabia y rencor es la ‘onda’ que más conmueve a los colombianos. Muy diciente de por qué no sabemos conciliar, ni perdonar, ni ser solidarios.

A nivel individual él puntea aún cuando su grupo perdió un senador. Pero Iván Duque es ‘hijo’ de su odio y debe hacerle caso al patrón. Habla de ‘devolverle’ la esperanza a Colombia. No conocen conceptos y cifras serias que muestran que el pesimismo que ellos tanto han fomentado es más fruto de su odio que realidad nacional. El odio y el rencor seguirán entonces en la agenda nacional.

Sin embargo, la votación de Mockus, después de la del odio, es la más significativa. Abre una esperanza. Es muy importante ser conscientes que estos dos senadores con mayor votación, destapan la opción de las elecciones presidenciales.

El alma colombiana necesita nuevo ADN y estamos ad portas de inyectárselo. El odio y la indignación o la esperanza, conciliación y reconstrucción de la sociedad. El candidato presidencial que siga resonando en este odio visceral, es como si nos alimentara de mierda y prometiera la opción de seguirnos revolcando en lo mismo. U oxigenamos el futuro o… el problema no será de los candidatos sino de la infinita incapacidad del sentir colombiano, de mirar la vida con optimismo y vibrando en ondas sanas y reparadoras.

Sigue en Twitter @revolturas

VER COMENTARIOS
Columnistas